Estos son algunos lugares interantes cercanos a La Pililla y que podrás visitar si estás varios días con nosotros.

El castillo de La Adrada

De este castillo solo quedaban ruinas, pero se ha podido restaurar gracias a la intervención de varios organismos europeos y españoles, con fondos F.E.D.E.R, con las aportaciones y el entusiasmo de La Junta de Castilla y León, La Diputación Provincial de Ávila y el Ayuntamiento de La Adrada.

El resultado final de esta impresionante restauración, ha sido más espectacular de lo que en un principio esperaban quienes participaron en este proyecto, y ahora una vez concluido, nos permite hacernos idea de la importancia que ha podido tener esta fortaleza en la historia de La Adrada.

La fortaleza se compone de un doble recinto amurallado y un foso exterior. En el primero de ellos se encuentra el núcleo fundacional del conjunto, la iglesia, de tres naves, mientras que sobre el ábside se construyó posteriormente un torreón que se configura como parte de la Torre del Homenaje.

Museo vivo de las abejas en Poyales del Hoyo

Aula-Museo Vivo de las Abejas. Uno de los panales suspendido en el techo de esta colmena, que alberga en primavera a más de cuatrocientas mil abejas.

Abejas del Valle es un aula-museo creado para la didáctica del mundo de las abejas, en el que podrás observar con total seguridad a estos laboriosos insectos. Ver a las abejas en acción actuando libremente en su medio natural hace único en su género este original museo vivo.

Cómo viven y trabajan, cómo se defienden, su relación con los humanos..., todo ésto lo descubrirás en el Aula Museo Abejas del Valle.

Guiados de la mano de un experto apicultor conoceremos el fascinante y desconocido mundo de las abejas melíferas. A través de la observación directa de nuestras colmenas colgantes y con el apoyo de excelentes imágenes en HD veremos a la Reina poner huevos, a los zánganos alimentandose y a las obreras recolectando la miel y el polen.

El jardín botánico del Valle del Tiétar

Más de mil especies vegetales autóctonas y de diferentes partes del mundo pueden contemplarse en el Jardín Botánico 'Valle del Tiétar', una finca de diez hectáreas de superficie situada en La Adrada, en la carretera CL-501, justo al lado de la piscina La Cabaña. Impulsado ya hace una decena de años por el filólogo alemán Axel Mahlau con la idea de constituir un lugar que sirviera a niños, mayores, aficionados y curiosos, para conocer mejor la flora del lugar y de los cuatro continentes, cuenta en la actualidad con unas 350 especies arbóreas, cerca de 450 arbustos y medio millar de flores y bulbos.

La finca, al estar en plena naturaleza, permite además al visitante dar paseos por sus sendas contemplando diferentes especies de aves, mariposas o incluso ardillas, ya que el jardín que fue concebido en torno a varias ideas fundamentales: interés estético, interés científico, respeto al entorno medioambiental, información sobre la naturaleza y educación medioambiental, es sin duda alguna un aula viva de la naturaleza.

Diversas variedades de abedul, la broussonetia paripífera de China y japón que se utilizaba para fabricar papel, una variedad tropical de nenúfar, un ciprés de los pantanos al que le salen bultos para poder respirar, y que necesita permanecer en agua, la paulognia, que da una flor azul y siempre está muerta de sed, la cola de caballo, abetos blancos, magnolias diferentes, la fotinia con sus frutos rojos, una curiosa variedad de sauce llorón, yuca, abetos de la Selva Negra como aspectos más curiosos y tantas otras más comunes que hacen interminable la visita a esta finca.